viernes, 27 de junio de 2008

La Ciudad de los Relojes



En la ciudad de los relojes
Todo el mundo corre.

En la ciudad de los datos
Todo el mundo va de puntillas.

Las niñas y los niños van de negro
con caras pálidas
y narices frías

En las carreteras muy temprano
todos se agolpan
como hormigas.

En la ciudad de los relojes
Todo está calculado.

En la ciudad de metal
todos están afeitados.

Un millón de camiones
entran y salen
cada hora
de la ciudad de la precisión.

Cien millones de cajas
se abren y cierran
cada hora
en la ciudad mecanizada.

Miles de toneladas de fruta, leche
y verduras diarias
para alimentar la ciudad digital.

Miles de sueños rotos
se reparan todas las noches
en la ciudad de los relojes.


Diciembre, 2002. Warrington, Cheshire.